¿Blandorro o humano? ¿Lluvia o lágrimas?…Qué soy en realidad…aunque ya tengo un nuevo AMIGO

No puedo presumir de ser Harry “El Sucio” ni Rambo o el coronel Braddock ( Ch. Norris)…pero, tampoco soy precisamente un blandengue o un “ploramicas” que decimos en catalán( un “plañidera”) al estilo de ciertos portavoces políticos de mi tierra..

Ya pocas cosas me emocionan, y menos me hacen soltar una lágrima.

Como no creo en los lazos familiares OBLIGATORIOS (otra cosa son los sentimentales) tan siquiera, cuando siendo mayor y cabeza de familia me anunciaron la muerte de mi abuela paterna, que vivía a pocas estaciones de Metro de mi casa, no lloré… De hecho tan siquiera fui a su entierro. No me quería, ni yo a ella, aunque fuera mi abuela…¡punto!

Pero vamos al grano. Sigue leyendo

Hace 57 años…

Hoy hace 57 años, cuando dictaba sus caprichos y putadas el cabrón de Franco, pero había menos paro y quizá menos problemas y delincuencia ( o esperanzas, vaya usted a saber) me trajeron al mundo en una clínica de la calle Muntaner, aunque yo viví hasta los 29 ( menos año y medio de “mili” sin cobro a final de mes…o casi) en el barcelonés barrio del Poble Sec, por aquellos tiempos llenos de catalanes ( nada que ver con ahora…) donde ya en 1875, recién estrenado el barrio, había nacido el golfo de mi bisabuelo quien, gran empresario, llegó a tener más pasta que un cardenal y más “queridas” que un director de revista porno.

 

Ayer despedí los 56 años buceando entre millones de huevos de ¿medusa? en el Cap de Creus. Y sin traje de neopreno (los huevos—de las medusas, claro—no picaban ni irritaban la piel).  Señal que sigo en plena forma física, aunque con algunos kilos de más y cabellos de menos…

 

Por la noche, viendo las olas, y con el silencio que permite el que en aquella zona haya menos turismo que en la agenda moral de un político, repasé sucintamente mis 56 años a punto de desaparecer para dar paso a los 57…

 

¿Me siento contento con mi vida…? Pues no excesivamente,

 

Yo, que nací tan buena persona, gracias a ir conociendo al famoso “prójimo” del que tanto hablan todos,  me he ido convirtiendo un poco en un “Borde” (de aquí el nombre del blog…), pero sólo con algunos (y siempre de dos patas). Sigue leyendo

La maldición de los Grimaldi- ¿continuará?

Sin duda ninguna familia ha hecho correr tanta tinta y ha llenado tantas páginas de la prensa, principalmente rosa, como los Grimaldi, una vieja dinastía que lleva controlando los destinos del pequeño país monegasco desde 1297.

En las últimas décadas, la palabra Mónaco ha estado ligada a su impresionante y elitista casino, pero no se puede hablar de Mónaco y su casino sin recordar a la controvertida actriz Grace Kelly ( princesa Gracia Patricia) y, con ella, empezar a plantearse una posible maldición de los Grimaldi… Una maldición que viene de lejos, naciendo en plena Edad Media, y parece que continúa todavía hoy.

Ya en mi libro ‘Maldito Seas’ (2005), dediqué un capítulo a la maldición de esta familia mediática monárquica.  

En aquel entonces, aunque con frecuentes apariciones en la prensa rosa, eran las princesas Estefanía y Carolina las que más a menudo ocupaban el centro de dichas noticias.  Pero hoy, 6 años más tardes, ha sido el príncipe Alberto, el último soltero de la monarquía europea, el que ha hecho saltar nuevamente el foco de atención en esta familia.

Su boda con la sudafricana Charlene Wittstock no acaba de despejar dudas sobre el futuro de la monarquía monegasca. De hecho, el enlace parace que pudo llegar a estar en peligro. Hace tan sólo unos días el semanario francés L’Express nos hablaba en su web de un posible intento de huída de Charlenne después que la ex-nadadora hubiera descubierto detalles de la vida de Alberto de Mónaco bastante incómodos… Sigue leyendo